28 de julio de 2011

Mentía.

¿Recuerdas cuando te dije que era la persona más fuerte que jamás ibas a conocer? Mentía. Lo cierto es que tú tienes el poder de destruirme. Mi fortaleza termina donde empieza esa dependencia que tengo de tí.

4 comentarios:

  1. Te veo enamorada eh.. jajajajaja Está bien, pero a veces es muy prisionero.

    ResponderEliminar
  2. Pues esa entrada está basada en la de Antropófaga (http://un-punto-de-vista-particular.blogspot.com/2011/07/antropofaga.html).
    En esa pensaba en una persona y en la de Meliflua en otra, son bastante diferentes, ¿se ve no? jajajaja.
    Tienes mucha suerte, me encantaría poderme ir a vivir a otra ciudad como Madrid, yo solo, apañarmelas.
    Voy a hacer primero de bachillerato, así que fíjate si soy enano, no puedo hacer nada de lo que quiero aún.
    Y sí, alguna escapada me pensaré muajajajaja!
    Estar enamorado es una mierda, te lo digo yo, que no lo he estado nunca :D Un besooo:)

    ResponderEliminar
  3. Tener el poder para destruir a alguien es algo demasiado fuerte. Pero no lo es tanto cuando eres incapaz de usarlo porque de ser así te destruirías a ti misma. Y a riesgo de que te vuelvas loca, o de ser yo la que se vuelva, merece la pena

    ResponderEliminar
  4. No te dejes engañar y sobre todo no te enganches! es lo peor que puedes hacer. Que todo dependa de alguien... que tú vida gire en torno a alguien... puf... y cuando ese alguien desaparece qué!
    Es volverse loca... y no sé hasta que punto merece la pena, porque por experiencia te diría que es una pérdida de tiempo... pero... no quiero ser negativa!!! jo! un besazo!!!

    ResponderEliminar