30 de abril de 2011

Asco. Odio. Repulsión.

Hay sentimientos que te gustaría evitar, pero no puedes. Sentimientos verdaderos que nacen en tu interior y que ni el tiempo, ni las lágrimas son capaces de borrar. Claro que me encantaría poder dejar atrás el pasado, y ser tan fuerte como aparento ser. Pero no puedo. No puedo sonreír cuando les miro a la cara y fingir que no sucedió nada: lo que pasó pasó, y cuando uno toma una decisión tiene que ser consecuente con ella. Cuando hieres a alguien tanto, tanto que cambias su vida, no puedes pretender que las cosas vuelvan a ser como fueron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada