14 de noviembre de 2010

Nunca suficiente. Siempre demasiado.

Lo reconozco: me asusta, me da rabia, me jode ser irrelevante. Ser siempre lo suficientemente inteligente para no pertenecer al grupo de los tontos, pero demasiado tonta como para formar parte del de los listos. Ni alta ni baja, ni guapa ni fea, ni rubia ni morena, ni simpática ni borde. Buena en todo, excelente en nada. Con muchas aficiones pero sin pasiones. Odio ser débil, odio ser cobarde, odio no tener fuerzas para expresar lo que siento y sobre todo odio dudar siempre sobre qué es lo que quiero. ¿Por qué es tan dificil? ¿Por qué no puedo tener por una vez, y en algún ámbito las cosas claras? ¿Por qué siempre tengo la sensación de no estar a la altura?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada