10 de noviembre de 2010

Frio. Oscuridad.

Creo que no puedo evitar sentir empatía con el tiempo. Cuando llueve, me siento sola. Cuando el cielo se tiñe de gris, me apago. Hoy mi mundo se ha derrumbado. Hacía mucho que no me ocurría. Hoy me han entrado ganas de romper con todo. De olvidar las falsas promesas. De volver a cometer errores del pasado. De tomar el camino fácil. Hoy he echado de menos y he echado de menos de verdad. No he sentido ganas de llorar pero sé que las lágrimas discurren en mi interior. Y he cerrado los ojos y me he repetido a mi misma una frase que no me termino de creer: "Mañana será otro día". El sol volverá a salir, la luz volverá a brillar. Me levantaré, y volveré a caer pero me volveré a levantar. Así es. Crecer consiste en dejar de cometer algunos fallos. En aprender a esquivar algunas piedras pero no todas. Y vivir es aceptar lo bueno y lo malo. Saborear los placeres y admitir las derrotas. Entender que cada final es un nuevo comienzo. Que no podemos cambiar el pasado, pero si encauzar nuestro futuro.

1 comentario:

  1. No me gusta nada la entrada. Ya te lo dije por privado. Quiero que salga el sol cuanto antes. Te quiero, cielo.

    ResponderEliminar