8 de noviembre de 2010

Crecer

Siempre he querido crecer. Hacerme mayor. Dejar de ser una niña. Poder ponerme un pintalabios sin que pareciese que trataba de ser algo que no era. No necesitar de nadie. No tener miedo. Ser fuerte. Tener experiencia. Siempre he querido que pasara el tiempo, empezar la carrera, luchar por algo y saber quien soy. Y lo cierto es que el tiempo ha pasado, y aunque puede que no sea tan ingenua como hace unos años tampoco han cambiado tantas cosas. Sí, voy a la universidad. Sí, vivo sola. Pero en el fondo sigo siendo la misma niña asustadiza que echa de menos los abrazos cálidos, el calor del salón cuando ponen la calefacción a primeros de Noviembre y el beso de buenas noches. Lo cierto es que he entendido perfectamente eso de que a veces no es necesario ver para sentir. He aprendido a echar de menos con una sonrisa, a encontrar a las personas en sus ausencias. Y tal vez eso sea lo que te hace ser mayor: ser consciente de que hay cosas que nunca cambian y que por lejos que estés las personas que te quieren están a tu lado en todo momento. Las necesitas, y las tienes.

1 comentario:

  1. En el fondo siempre nos quedará algo de aquellos niños que fuimos. Todo el mundo tiene un niño en su interior aunque no todo el mundo lo sepa mostrar. Y esta claro que hay personas, tan especiales como esas de las que hablas, que por muy lejos que esten siempre estaran contigo. Un beso, petarda.

    ResponderEliminar